Calendar girl 02 - Audrey Carlan

10/17/2016




Ya han pasado tres meses desde que Mia se embarcó en la aventura más increíble de su vida. Tres meses llenos de lujo, pasión y glamour... saltando de ciudad en ciudad. Tres meses desde que conoció a Wes.
Boston, Hawaii y Washington DC son sus próximos destinos, en los que, junto con Mason, Tai y el senador Shipley, Mia se adentrará en el mundo de las wags, conocerá el valor de la amistad y vivirá unas experiencias sexuales que la llevarán hasta límites insospechados.
Aunque Mia no puede olvidar a Wes, sabe que su viaje debe continuar. Pero algo le dice que sus caminos volverán a cruzarse...


Me sorprendí al encontrar esta reseña en borradores y si dejo pasar más tiempo, menos ganas voy a tener de publicarla.
No leí el tercer libro y muchas ganas de leerlo no tengo pero cuando comencé la historia, ya tenía la segunda parte cargada en el Kindle y aproveché a leerlos a los dos de un tirón.
Es poco lo que tengo para decir de esta continuación pero algo siempre hay:

Mis sensaciones

No van a encontrar en este libro nada que no hayan descubierto en el anterior.
Como en este tramo de la reseña hablo muy puntualmente sobre lo que yo sentí, les diré que a mi los libros que son un compilado de historias, no me entretienen.
Encuentro el discurso fraccionado, con pequeñas historias dentro de una que se supone es más grande, pero entre tantos episodios termina por quedarse chata.
Eso siento con respecto a Mia, su historia y su relación con Wes, que se supone, es él elegido. El avión carretea la pista, pero nunca despega.
Entonces, este tipo de libros a mi me resultan desalentadores. Por esa misma razón no leí aún «Los chicos del calendario», que tiene mucha promoción pero que intuyo será más o menos de este estilo.

La segunda parte

Abril, mayo y junio son los meses que relata Audrey Carlan en esta entrega y cada uno de estos meses tiene un protagonista masculino diferente.

En abril, Mia conoce a Mason, un jugador de béisbol que intenta limpiar su imagen pública.
Entre ellos surge una complicidad, casi como si fuesen hermanos y es desde ese vinculo que construyen una historia muy linda.
Mia se convierte en una celestina, que se empeña en mostrarle a Mason y Rachel, su colaboradora, que son el uno para el otro.

En mayo, Mia se traslada a Hawái para conocer a su nuevo cliente, Angelo D´Amico, un diseñador de trajes de baño para mujeres de talles reales, pero la historia de este mes no la protagoniza él. Es Tai, el modelo masculino de la campaña.
Un nativo del lugar, con un cuerpo lleno de músculos y tatuajes, que la deja a la protagonista babeando ni bien lo ve.
Las escenas eróticas con Tai llenaron muchas páginas de la historia y me aburrieron muchísimo. Era una descripción de sexo deportivo y  a decir verdad, me importaba poco y nada todo lo descripto por Audrey Carlan.
Repito, este tipo de discurso me lleva a perder el interés.
Pero por fuera de lo sexual, Mia y Tai construyen una amistad potente. Y más adelante, conmueve descubrir que su vínculo será para siempre.

En el mes de junio el cliente es Warren, un viejo adinerado que necesita de Mia para cumplir la función de mujer florero. Pero el protagonismo se lo lleva su hijo Aaron.
El final de junio tiene un clima más profundo y deriva en un hecho oscuro que rompe con el clima del discurso. Mia se enfrenta a una situación diferente en su trabajo y al final, termina reflexionando sobre lo que ha aprendido durante este tramo del viaje.
Mientras tanto, la espera del lector sigue... ¿Volverá a encontrarse con Wes?


En resumen

La segunda parte de Calendar Girl no se diferencia en nada con el anterior, pero esperaba un poco más de acción. Quería que la autora mostrara un cambio de planes y que Wes rompiera con el esquema que plantea el calendario.
No fue así.
Si bien el final del libro presenta un quiebre, no imagino que en el tercero la autora vaya a continuar por ese camino.
Lo que más me gustó fue que tanto en el mes de abril como en junio, Mia no tuviera relaciones con sus clientes y mantuviera una coherencia respecto a sus sentimientos con Wes.
Lo que menos me gustó... No me gusta Mia, chicas.
Me resulta un personaje liviano y muy básico. No me identifico con ella y no me genera empatía alguna.
Pero como expliqué al comienzo de la reseña, este tipo de historias no me terminan de cerrar nunca. Es un salpicado de anécdotas y no hay una historia sólida que conduzca el relato. Siento que leo sin tener un rumbo claro o importante.
Por lo demás, tiene momentos un poco más interesantes que el primer libro, pero nada que sea digno de rescatar.
Mucho sexo, pocas razones y mucha histeria. Para mi, es un libro sin historia.
Veré qué me pasa con el tercero, si es que llego a leerlo.
¿A ustedes qué les pareció?


4 comentarios

  1. Hola! Tengo el primero pendiente de leer, espero sacar pronto tiempo para leerlo aunque me da miedo porque llevo las expectativas demasiado altas. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no... baja las expectativas porque no es un libro bueno. Como mucho tiene algunas cositas que pueden entretener. Poco...
      Besotes!

      Eliminar
  2. Hola!
    Abandoné el primero en el mes de febrero..... Y ni ganas tengo de perder el tiempo con Mia.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajjajajajajajja te imagino el tonito de voz!
      jajjajajajaja besos MI NIÑA!!!!

      Eliminar

▼ Buscar por autor

▼ Buscar por calificación

▼ Buscar por género

Mis recomendaciones

Seguí el blog en Facebook